• Horario: 09:00-22.00 ¡365 días al año!

¿Cistitis recurrentes?

¿Cistitis recurrentes?, ¿eres de las personas que tienes cistitis de repetición? Aquí te enseñamos un poco que es la cistitis y cómo puedes tratarla de manera natural.

CISTITIS

1. DESCRIPCIÓN Y DESARROLLO:

Las infecciones del tracto urinario es una de las patologías que más se consultan en atención primaria. La cistitis es mucho más frecuente en mujeres que en hombres, por razones anatómicas. Sobre todo después de los partos, ya que el músculo disminuye y la vejiga tiende a “bajarse”, por lo que el ano está más cerca del tracto urinario. De este modo, es más fácil la contaminación por E. coli. Esta infección afecta al 50% de las mujeres, y se calcula que al menos una vez en la vida tendrán un episodio. Por otro lado, el 20% de las mujeres que padecen esta infección suelen tener recurrencias. Se consideran infecciones recurrentes si en el último año ha tenido al menos 3 episodios o 2 episodios los últimos 6 meses. Por otro lado, las recurrencias pueden ser por reinfección o recidiva.

En las infecciones del tracto urinario, el 90% de los casos son producidas por Escherichia coli. Entre las etapas de la infección, la adherencia de la bacteria al epitelio urinario es fundamental. Para ello, E. coli dispone de varios factores de virulencia, tales como fimbrias, proteínas auto-transportadoras, toxinas y sideroforos.

Los síntomas de la cistitis son las siguientes, siendo las dos primeras las más frecuentes:

- Disuria: dificultad o dolor en la evacuación de la orina

- Polaquiuria: aumento del número de micciones

- Hematuria

- Dolor lumbar

- Falta de secreción vaginal

En cuanto a los factores de riesgo, se pueden dividir en dos grupos:

- Mujeres premenopáusicas: frecuencia de las relaciones sexuales (es importante orinar después), uso de espermicidas, nueva pareja sexual (ya que se intercambian nueva microbiota), haber tenido la infección antes de los 15 años, antecedentes familiares, etc.

- Mujeres postmenopáusicas: bajos niveles de estrógeno y factores que afectan al correcto vaciado de la orina, como incontinencia urinaria, presencia de cistocele y residuo postmiccional. La disminución de los niveles vaginales de estrógeno provoca una disminución del glucógeno vaginal. En consecuencia, disminuyen también las colonias de Lactobacillus spp., aumentando así el pH vaginal, favoreciendo la colonización de enterobacterias.

2. TRATAMIENTO:

El tratamiento convencional para la cistitis es la fosfomicina (Monurol). Este antibiótico es bactericida, bloqueando la síntesis de la pared celular de la bacteria. La fosfomicina es de primera elección en la cistitis por la baja resistencia de E. coli frente a este antibiótico y por su eliminación renal, concentrándose en la orina. El ciprofloxacino también es uno de los antibióticos más usados.

FITOTERAPIA

- Cranberola cis-control Flash: los aceites esenciales, el arandano rojo y brezo tienen acción antimicrobiana. NO mata la bacteria, la “despega”. Los aceites esenciales que lleva, por el contrario sí son bactericidas.

- Oleocaps 2. PRANAROM (antibiótico natural).

- GSE Cystitis Rapid: GSE = Extracto de Semillas de Pomelo. Es bactericida y bacteriostático de amplio espectro, eficaz contra el E.coli. Además, contiene Gayuba, Brecina, Pilosella y Gatuña, útiles para mantener la función fisiológica del sistema urinario.

HOMEOPATIA

- Berberis Homaccord

- Cantharis 9 CH  3/ a ritmo de micción.

- Reneel comprimidos  un comprimido por cada micción.

- Staphysagria 9 CH  para la cistitis tras las relaciones sexuales, 3/micción.

- Terebinthina  antibiótico renal, 3-0-3

- Mucosa compositum (Heel)  cuando hay hematuria, para reponer la mucosa dañada.

3. PREVENCIÓN:

En modo preventivo, podremos usar:

- Cranberola cis-control

- Cranberola cis-control plus (+brezo, que contribuye al bienestar de las vías urinarias, además de dar un efecto analgésico)

- Natural Cranberry (Solgar)

- Gran flora (Solgar): además contiene probióticos y “Ester C” que ayuda despegar la bacteria.

- Sisteurin Forte (Mayla)

- GSE Cystitis (se puede usar la demás gama de GSE para mantener una flora vaginal adecuada). La gama entera de GSE íntima puede ayudar al buen mantenimiento de la flora vaginal, así como Acidophilus, Pro-óvulos o las Duchas vaginales.

- Cistilene (Aboca)

- Jugo concentrado arandano rojo Santiveri

- Ergycranberryl (Nutergia)

- Homeopatía: Berberis Homaccord: para los procesos inflamatorios e irritativos a nivel del tracto urogenital

- Probióticos para fortalecer la flora vaginal: Lactibiane, Melagyn, Cumlaude, etc. Se ha visto que enfermedades como la vaginitis o simplemente tener una mala flora vaginal puede aumentar la frecuencia de la infección de orina.

- Beber mínimo 2 litros de agua/día.

- Utilizar compresas y ropa interior de algodón. Es recomendable no utilizar el Salva-Slip.

- Utilizar jabón con pH específico para la higiene diaria.

- No sentarse en lugares fríos.

Para la profilaxis antibiótica, se administran 50mg de nitrofurantoina, cada noche, durante 6-12 meses. Otra posibilidad sería la administración de 1 sobre de 3g de fosfomicina (Monurol) cada 10 días, también durante 6-12 meses. Sin embargo, aunque disminuyen considerablemente las infecciones recurrentes, aumentan el riesgo de padecer candidiasis bucal y vaginal, y la probabilidad de desarrollar resistencias. Además, por nuestra experiencia, hemos visto que hoy en día no es necesario el uso de estos, ya que tenemos muchos otros medios igual de eficaces y que no perjudican ni dan problemas a largo plazo.

Los preparados a base de arándano, en cambio, no tienen una acción bactericida. Uno de sus componentes, la proantocianidina A, inhibe las fimbrias P, inhibiendo así la adherencia a las células uroepiteliales. Este tipo de preparados también se aconseja tomarlos durante 6-12 meses. Aunque las fimbrias del tipo P no son los únicos factores de virulencia, se ha visto que en el 95% de las infecciones en niños y en el 50-90% de las infecciones en adultos están relacionadas con los E. coli que contienen fimbrias P. Aunque tengan menos eficacia que los antibióticos, se considera como estrategia de elección, ya que con los antibióticos, además de los efectos adversos, se pueden desarrollar resistencias. Además, si esta estrategia falla, siempre se puede recurrir a la profilaxis antibiótica. En cuanto a la dosis o forma farmacéutica, todavía no se ha determinado la más efectiva, pero si se ha demostrado que la inhibición de la adherencia al uroepitelio es dosis dependiente.

Dieta incorrecta y cistitis:

Se ha visto que la cistitis se puede originar por la migración de las bacterias patógenas de la zona anal hacia el tracto urinario. Por eso, la condición de la microbiota intestinal es muy importante en la aparición de esta enfermedad. Para que la flora intestinal sea óptima, es importante reducir azúcares, carne roja, leche y productos lácteos, alimentos precocinados, café, alcohol, etc. Son recomendables alimentos ricos en fibra (verduras, legumbres), cereales, pasta integral y pescado, además de evitar el estreñimiento, ya que estas personas no terminan de evacuar totalmente y la exposición de E.coli es mayor. Complementos alimentarios a base de Lactobacillus acidophilus actuarán contra las bacterias que provocan la cistitis. Además, no olvidemos la utilización de probióticos (Bivos, GSE, Lactibiane, Pearls, etc.) y hacer una limpieza intestinal, como por ejemplo con CLEANER-IN de GSE.

Relación con la manosa:

En las células de la mucosa de las vías urinarias se encuentra la molécula de azúcar simple D-manosa. La D-manosa es la estación de acoplamiento para las bacterias como E. coli.

Por eso, utilizando complementos de D-manosa posibilita eliminar las bacterias. El principio es sencillo: la D-manosa provoca que las bacterias E.coli se acoplen a ésta, en lugar de hacerlo a la manosa natural de las mucosas. Su expulsión se efectúa con la orina.

Infección urinaria relacionada con el uso de sondas

Una sonda es un tubo en la vejiga que remueve la orina del cuerpo. Este puede permanecer en su lugar por un largo periodo de tiempo. La orina drena desde la vejiga a una bolsa fuera de su cuerpo. Cuando se tiene una sonda urinaria permanente, se es más propenso a desarrollar una infección del tracto urinario (ITU) en la vejiga o los riñones, a causa de bacterias u hongos. Las ITU relacionadas con el uso de sondas pueden ser más difíciles de tratar que otras y además pueden tener muchas infecciones con el tiempo puede provocar daño renal o cálculos en el riñón y en la vejiga e infecciones más severas. Por eso, la sonda se debe cambiar y a ser posible evitar cuando se tenga una ITU. Si se tiene muchas infecciones de orinas, se puede:

• Solicitar que se introduzca una sonda intermitentemente para que no mantenga una todo el tiempo

• Sugerir otros dispositivos de recolección de orina

• Sugerir una cirugía de manera que no necesite una sonda

• Usar una sonda especial recubierta que reduzca el riego de infección

• Utilizar antisépticos urinarios y pre/probióticos para la flora vaginal.

Si la sonda permanente es necesaria, esto puede prevenir la infección:

• Limpiar alrededor de la abertura de la sonda todos los días.

• Limpiar la sonda con agua y jabón todos los días.

• Limpiar bien el área rectal después de cada deposición.

• Mantener su bolsa de drenaje más baja que la vejiga. Esto previene que la orina en la bolsa se regrese a su vejiga.

• Vaciar la bolsa de drenaje al menos cada 8 horas, o cuando está llena.

• Procurar que le cambien la sonda permanente al menos una vez al mes.

• Lavarse las manos antes y después de tocar su orina.


Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar con la navegación, consideramos que aceptas su uso. Política de Cookies